Edición 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
Cabezal
columna_izq


En nuestro Newsletter 5 recordábamos que este año se cumplen los primeros 20 años de la aparición del producto que revolucionó el mercado de las mediciones de facturación de la energía y potencia eléctrica: el medidor trifásico Alpha.
Al respecto, comentábamos que los actuales habitáculos de medidores con tapa transparente permiten observar, caminando por las calles del Gran Buenos Aires, a los medidores Alpha aún instalados luciendo, como año de su fabricación 1994, año de la primer fabricación e instalación masiva.

alpha1994

Pero también esas tapas transparentes permiten observar, caminando por las calles de todo el país, “cumpliendo las funciones que le exigen las tarifas y reglamentaciones en vigencia, o sea medir sólo energía activa, millones de medidores de inducción y, entre ellos, varias centenas de miles con más de 30 años de adquiridos y, en muchos casos, de instalados, muchos en condiciones no siempre adecuadas, o sea no midiendo con la exactitud con la que fueran concebidos”, como señala el Ing. Difrieri en el artículo adjunto.

Despiece alpha

Creemos que ese artículo: “Medidor monofásico de inducción: su permanencia por muchos años, aunque no se fabrique más”, refleja muy adecuadamente la situación del Parque de Medido-res actual y futuro, mencionando detalles que pueden no ser por todos totalmente conocidos, por lo que nos permitimos compartirlo con Uds. Como en el artículo se indica, en las condiciones actuales (Res. 144/12), la situación no variará sustancialmente al entrar en vigencia el RTM, a menos que exista una resolución propia de cada Cooperativa o Distribuidora tendiente a optimizar las mediciones. Al respecto son interesantes los conceptos de “Tipo de Medidor No Reparable” y “Tipo de Medidor Obsoleto” mencionados en el artículo.
Como siempre, nos pueden hacer llegar cualquier inquietud que surja sobre este tema u otros relacionados, lo que satisfaceremos dentro de nuestras posibilidades o a través de consulta al autor del artículo y, si la consulta lo justifica o lo desean, con ampliación en vuestras instalaciones con su participación.

Medidor monofásico de inducción:
su permanencia por muchos años, aunque no se fabrique más (*)

Hace ya unos siete años que el medidor monofásico electrónico irrumpió masivamente en el mercado eléctrico argentino, imponiéndose como la única alternativa posible, ya que prácticamente dejó de ofrecerse, como posibilidad de compra masiva, el medidor de inducción.

En el 2012 se realizaron algunas ventas y hasta el año pasado existieron Tipos de medidores de inducción certificados con Marca IRAM, pero hoy podemos afirmar que el “viejo amigo” ya no puede “nacer”, ¡no obstante no ha “fallecido”!, pues vive y seguirá viviendo durante años. Los fabricantes han avanzado a pasos agigantados, ofreciendo medidores estáticos con cualidades y posibilidades muy superiores a las del simple medidor de inducción monofásico, que sólo y exclusivamente permite medir la energía activa, pero tanto los cuadros tarifarios, como las tarifas, se han mantenido como en el siglo XX. Los medidores electrónicos no sólo permiten registrar energías activa y reactiva, sino también, de desearlo, la potencia promedio 15 minutos y visualizar el factor de potencia instantáneo.

En sí van mucho más allá, pues los hay que incluyen la posibilidad de contar con registros internos que permiten detectar anormalidades (propias de la fabricación o de la instalación, generadas por personal propio, por acciones fraudulentas o por intento de llevarlas a cabo) y direccionar eficientemente la acción correctiva o preventiva del personal de calle. Por otra parte, la lectura automática que permiten los medidores estáticos a través de las tapas transparentes de los habitáculos (tapas hoy de uso generalizado), ha pasado a ser una solución prácticamente imprescindible en general (dado el deterioro natural o por acciones externas de la transparencia de esas tapas, que dificulta o impide la lectura manual) y muy en particular cuando dichas tapas son del tipo “antifraude” (numeradas y no reutilizables luego de abiertas).

Dado el avance tecnológico, no sólo se ofrecen medidores electrónicos monofásicos “comunes” con las referidas posibilidades o virtudes adicionales, sino también los aptos para control horario (TOU), telelectura (sistemas AMR) o Redes Inteligentes (sistemas AMI). Pero mientras la tecnología de medición se ha desarrollado en el mundo, las necesidades de las Distribuidoras y Cooperativas en Argentina continúan siendo las mismas que en el siglo XX ya que, para las tarifas y reglamentaciones en vigencia para las pequeñas demandas, basta con medidores monofásicos o trifásicos que midan sólo energía activa, ya que ni la medición de energía reactiva es obligatoria.

Por ese motivo, a pesar de ser necesario adecuar el uso de la energía eléctrica según las necesidades de generación, para lograr la eficiencia energética, por ejemplo tratando de disminuir el consumo en horas pico y propiciándolo en horas nocturnas, en los millones de clientes de pequeñas demandas existentes el uso de los medidores monofásicos modernos no se ha concretado, por no existir el correspondiente incentivo u obligación tarifaria. Por lo referido es que se encuentran instalados, cumpliendo las funciones que le exigen las tarifas y reglamentaciones en vigencia, o sea medir sólo energía activa, millones de medidores de inducción y, entre ellos, varias centenas de miles con más de 30 años de adquiridos y, en muchos casos, de instalados, muchos en condiciones no siempre adecuadas, o sea no midiendo con la exactitud con la que fueran concebidos.

Cabe recordar que la exactitud el medidor de inducción depende mucho de su correcta instalación (verticalidad), variando con los años de uso aún estando correctamente instalados, en particular su arranque y el error en baja carga, más cuanto más elemental sea su sistema de suspensión (los más antiguos son ”simple piedra”) y lubricación, siendo normal en los antiguos el registro nulo en horario nocturno, hoy con cargas permanentes que cuando fueron concebidos no existían.

Se pueden observar (a través de la tapa transparente de los habitáculos) numerosos medidores monofásicos como, por ejemplo, los Tipo I-27 de General Electric (la mayoría con numerador ciclométrico, pero aún algunos con numerador a “aguja”) o los Tipo E90b de Galileo Argentina, o medidores trifásicos como los T3A1 o T4A1 de Galileo Argentina, adquiridos con la Norma IRAM 2016 de 1954, Norma IRAM que, para los medidores monofásicos, fuera reemplazada en 1976 (o sea hace ya 38 años) por las Normas IRAM 2411, 2412 y 2413 y para los trifásicos en 1980. Los hay más “modernos” (o sea adquiridos según las Normas IRAM 2411, 2412 y 2413), no pueden negar su longevidad, pues “orgullosamente” indican en su placa de características su año de fabricación, como los monofásicos Tipo M5A1 de 1978 o los Tipo I-79 de General Electric que, siguiendo la tradición de los “viejos” Tipo I-27, reflejan en su nomenclatura el año (1979) en el cual el Tipo fue diseñado.

Acercándonos a los Tipos de medidores de inducción concebidos con características de alta performance (numeradores libres de lubricación y cojinete de suspensión o repulsión magnética) están lo M8S1 de Galileo Argentina de 1982 (o sea “jóvenes” de sólo 32 años), muchos con su etiqueta de reciente reinstalación, o sea listos para funcionar por lo menos otros 15 años sin mantenimiento (recordar que la Norma IRAM 2411 garantizaba, de nuevos, el funcionamiento de los medidores de inducción durante 20 años sin mantenimiento, a través del “Ensayo de Rodamiento” de 6 meses de duración).

Lo referido, como es observable en el Gran Buenos Aires es, en mayor o menor proporción, verificable en el resto del país, situación que no tenderá a disminuir considerablemente mientras las condiciones del “entorno” (tarifas y legislación de control) no cambien o se adecuen, o sea que la legislación obligue o las tarifas justifiquen, realizar cambios adecuados. Se puede afirmar que, hasta 2013, mensualmente se han instalado más medidores de inducción (en sí reinstalados) que estáticos, y la situación seguirá siendo así por años, lo que significa registros con errores “fluctuantes” según la carga, frente a la calibración plana y condiciones óptima de arranque de los medidores estáticos.

Eso respecto a los medidores de inducción que por algún motivo deben ser retirados y son reinstalados (luego de un adecuado mantenimiento o reparación), pero los otros, muchos con más de 40 años de instalados (además de los Tipos mencionados se ven medidores de inducción fabricados en la década del 60, como los B4X4 de 1963 o los CG103 de Landis y Gyr), seguirán cumpliendo sus funciones como hasta la fecha, en general con registros inadecuados (sobre todo en bajas cargas o en las altas, los de baja sobrecargabilidad), a menos que se fije una vida útil por razones de seguridad en la vía pública o los estudios de obsolescencia pasen a ser obligatorios y se deba actuar en consecuencia.

En septiembre de 2012, con la aparición (Res 90/12) del “Reglamento técnico y metrológico para los medidores de energía eléctrica activa en corriente alterna” (RTM), se creyó que la “vida” de esos “longevos” medidores estaba acotada, finalizando indefectiblemente (por lo menos en cuanto a su reinstalación) el 12/9/2024, pero la Res. 144/12, de noviembre de ese mismo año, los “resucitó” antes de que “murieran”. Veamos el porqué de esta afirmación. Según el Art. 3º de la Res 90/12, todos los medidores instalados en el país a la entrada en vigencia del RTM, debían cumplir con él, según el siguiente un cronograma:

- A partir del día 12/9/2024 los medidores instalados antes del 12/9/1992.
- A partir del día 12/9/2029 los medidores instalados entre el 12/9/1992 y el 12/9/2002. - A partir del día 12/9/2039 los medidores instalados después del 12/9/2002.


No estaba claro que significaba que “todos los que hubieran sido instalados antes de esas fechas” debían cumplir con el RTM, pues no se especificaba si era para poder ser reinstalados, dando tratamiento de “No reparables” (**) a los retirados por cualquier motivo de los Tipos que no cumplieran con el RTM o si a partir del 12/9/24 se debía verificar si los Tipos de medidores instalados antes de 1992 cumplían o no con el RTM y, de no cumplir (lo que muy seguramente ocurriría), se les debía dar el trato de “Tipo de Medidor Obsoleto” (**).

Pero la duda que esa “indefinición” creara no llegó ni a ser consultada, pues la Res. 144/12 del 22/11/12 la “despejó”, al sustituir al Art. 3º de la Res. 90/12 estableciendo que el RTM “no será de aplicación a los medidores que se encuentren instalados en el país con anterioridad a la fecha de entrada en vigencia del RTM”. O sea que, como hasta ahora, quedará a criterio de la Distribuidora, la Cooperativa o el respectivo ENTE de control (en los casos en que existe), el que hacer con los medidores instalados con anterioridad a la entrada en vigencia efectiva del RTM, lo que está establecido para dentro de sólo unos pocos díoas (12/9/14).

Podrán darles el trato de “No reparables” (cuando por cualquier motivo se los retiren), de “Obsoletos” (según lo que resulte de controles como los que establece la Norma IRAM 2422:2002), actuar por lote (según voluntad propia o derivada del resultado de las Resoluciones del correspondiente ENTE de control), por vida útil (por ejemplo estableciendo la obligatoriedad del cambio de todos los con más de 40 años de fabricados), o no hacer nada.

Sea como sea, por todo lo expresado se puede afirmar, respecto al “medidor monofásico de inducción”, que es un viejo amigo que “murió” (en sí no “nace” más), pero vive y seguirá viviendo muchos años, más cuanto más se tarde en tomar acciones que, aunque sólo sea gradualmente, permitan ir modernizando el Parque de Medidores existente, optimizando las mediciones.

Esa necesaria modernización deberá ser motivo de decisiones contemporáneas con la implementación del RTM, pues sino se generará una situación inequitativa entre las mediciones con medidores nuevos “supercontrolados” (todos electrónicos), las mediciones nuevas pero con medidores de inducción reinstalados con el control actual y las mediciones instaladas desde hace varias decenas de años, con medidores de fin de siglo XX o de la década del 60 -70. Pero ese es un tema que sobrepasa el fin de este artículo, que simplemente pretende presentar el estado de situación que, aunque mejorará con la entrada en vigencia del RTM, estará muy lejos de ser el óptimo (en lo que respecta a las mediciones de las pequeñas demandas), a menos que se ejecuten o establezcan acciones por sobre el “simple” hecho de exigir el cumplimiento del RTM.

Ricardo O. Difrieri rdifrieri@utn-proyectos.com.ar

(*): el autor, además de haber participado en el estudio de todas las Normas IRAM en vigencia de Medidores de Energía Eléctrica, de Transformadores de Medición y de temas afines, fue “Jefe de la Sección Medidores” de Segba de 1978 a 1992 y “Subgerente de Mediciones” en Edenor hasta agosto de 2008, colaborando en lo que hace a su especialidad con la UTN – Proyectos desde 2009.

(**): la Norma IRAM 2422:2002 “Criterios y procedimientos para la determinación del comportamiento de poblaciones de medidores en uso”, define como:
Medidor “Obsoleto: a un Tipo de medidor, cuando sus características eléctricas, técnicas o de exactitud lo hacen inadecuado para prestar un servicio seguro y confiable, cuando está sometido a las condiciones reales de uso”, indicando que “cuando un Tipo de medidor es declarado “Obsoleto” ello implica el cambio masivo de estos medidores”.

Por otra parte, la Norma IRAM 2422:2002 específica que no debe confundirse el concepto de “obsolescencia” (propio de los Tipos de medidores declarados obsoletos) con el de
Tipo de medidor “No reparable”, aclarando que son “No reparables” los Tipos cuya reutilización se considera no conveniente, cuando por algún motivo (técnico o no técnico) son retirados de la red, pero no es necesario su recambio masivo, por no cumplir con las condiciones de obsolescencia.
Por ejemplo, en Segba (a principios de la década del 80) los medidores del Tipo I-27 de General Electric, junto con otros Tipos, fueron declarados “No reparables”, por lo que desde entonces ninguno fue reinstalado pero, a la fecha, aún hay centenas de miles instalados.


 

www.myeel.com.ar

 
Por sección 301, párrafo (a)(2)(c) de S.1618 bajo el decreto S.1618 titulo 3" aprobado por el 105" congreso base de las normativas internacionales sobre SPAM, este E-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Si desea ser removido de nuestra base de datos en forma definitiva, responda este mail con el asunto REMOVER.